Brindamos el servicio de lectura labial y estimulación auditiva exclusivamente a Socios de la MAH y como complemento al equipamiento audioprotésico.

Lugar: Sede Central los días martes y jueves por la mañana.
Actividad arancelada dirigida a personas de 17 años de edad en adelante, equipadas con audífonos.
Turnos: (011) 4370-9600.

El aprendizaje de la lectura labiofacial consiste en leer los labios de la persona que habla, además de observar las expresiones faciales que muchas veces complementan el mensaje recibido. Lo que nos transmite nuestro interlocutor no se apoya únicamente en la capacidad para reconocer en los labios los elementos del habla. Los gestos naturales, la expresión facial y la situación ambiental, la mayoría de las veces complementan la información recibida a través de una observación aguda de los movimientos articulatorios. Esta técnica ayuda a la persona hipoacúsica a integrar la información y comprender mejor a su interlocutor.

Es mucho más fácil aprender a leer los labios cuando la audición no está comprometida en forma severa.

Es importante saber que en nuestro idioma, sólo alrededor de un tercio de los sonidos del habla son claramente visibles. Por lo tanto, quien se apoya en la lectura labial para comunicarse, tiene que aprender a reconocer la visibilidad de los movimientos articulatorios que con distinto grado configuran el lenguaje hablado. La lectura labial consiste simplemente en la capacitación de la persona hipoacúsica para comprender dicho lenguaje, por medio de una fina observación.

Factores que favorecen el aprendizaje de la lectura labial:

  • Buena luz, ambiente tranquilo, distancia no mayor a 1.5 metros y sin obstáculos en el medio.
  • Buena dicción del interlocutor, sin exageración.
  • Comprensión del problema por parte del grupo familiar.

Prof. María Teresa Carchio