1. ¿ Cómo saber si necesito un audífono?

Si Ud. necesita o no usar audífono depende, en primer término, de cuánta audición haya perdido, es decir, del grado de pérdida auditiva que padezca.

En términos generales, aún con una disminución leve puede obtener algún beneficio con la amplificación. Sin embargo, la decisión dependerá también de otros factores, por ejemplo: edad, temperamento, motivación, estilo de vida y necesidades individuales.

No hay reglas fijas. Finalmente es Ud. quien deberá decidir si la hipoacusia lo incapacita social o laboralmente. Si siente que evita actividades porque no escuchar bien lo frustra o cansa, si su cónyuge o sus hijos se enojan porque deben repetirle las cosas para que Ud. entienda, o si debe elevar mucho el volumen del televisor. Quizás sea el momento apropiado para hacer algo al respecto. No hay ninguna ventaja en esperar a que su hipoacusia sea "lo bastante grave" como para necesitar un audífono. Al contrario, usar un audífono en las primeras fases de una pérdida auditiva le evitará problemas posteriores.

2. Necesito usar audífono pero prefiero los modelos que se usan "dentro del oído". ¿Serán adecuados para mí?

Casi todas las personas prefieren ser equipadas con audífonos intracanales pues van ubicados en el interior del conducto auditivo externo y resultan menos visibles. Pero dichos modelos no son necesariamente mejores ni más confortables que los modelos retroauriculares (aquellos que se colocan detrás de la oreja) y su uso es más limitado.

Deberá considerar previamente las siguientes cuestiones:

  • ¿La pérdida auditiva que padece es muy profunda?
  • ¿Su conducto auditivo es lo suficientemente grande como para dar cabida a los componentes electrónicos sin molestia?
  • ¿Puede manipular un audífono tan pequeño?
  • ¿Hay movimiento excesivo en su articulación témporo-mandibular?

3. ¿Es conveniente el uso de un audífono para cada oído?

El oír con ambos oídos proporciona importantes ventajas, por ejemplo: informa respecto a la dirección del sonido que llega, favorece la percepción de la distancia, permite mayor discriminación del lenguaje en un entorno ruidoso, aumenta la intensidad, ofrece al cerebro una mejor oportunidad de seleccionar la señal acústica que desea en un ambiente de ruido, etc.

Por lo tanto si sus dos oídos necesitan amplificación, dos audífonos en lugar de uno pueden ser la diferencia entre el éxito y el fracaso del equipamiento audioprotésico. En consecuencia, debería considerar el uso de un único audífono solamente si sus condiciones auditivas hacen imposible usar dos, o si la situación económica no le deja otra alternativa.

4. ¿Si es más caro, significa que es mejor?

No necesariamente. Es verdad que un audífono con tecnología de avanzada es más caro pero el precio puede variar según en qué comercio o institución decida adquirirlo. Por otra parte, el precio elevado del audífono no es garantía de una correcta selección y ajuste a las características auditivas del paciente como tampoco garantía de una buena atención.

Concurra a instituciones de confianza en la cual profesionales experimentados le indiquen el modelo de audífono más apropiado para Ud. y, al mismo tiempo, le aseguren buenos servicios adicionales.

5. ¿Mi hijo debe usar audífono toda la vida?

Las consecuencias de las hipoacusias en los niños varían según la gravedad de las mismas, desde los aprendizajes auditivos defectuosos ocasionados por las pérdidas leves, hasta los retrasos severos de la palabra, el lenguaje y la comunicación causados por los déficits profundos. Por eso, es conveniente la detección temprana de dichas hipoacusias para poder aplicar lo antes posible las medidas terapéuticas adecuadas.

Su hijo deberá empezar a usar audífono apenas se le diagnostique el trastorno auditivo y deberá continuar usándolo durante toda la vida. El éxito de su equipamiento audioprotésico dependerá, entre otros factores, de la regularidad en el uso del audífono.

6. ¿Hay alguna operación que pueda mejorar mi audición?

Los medios quirúrgicos disponibles en la actualidad permiten mejorar o solucionar algunas hipoacusias producidas por trastornos del aparato de transmisión del oído, es decir, del oído externo o del oído medio. En algunas pérdidas auditivas severas-profundas bilaterales por lesión en las células receptoras del oído interno es posible realizar implantes cocleares, dispositivos electrónicos diseñados para reproducir la función de la cóclea y mejorar la comunicación.

7. ¿Por qué otras personas entienden mejor que yo con el audífono?

Muchas circunstancias diferentes pueden provocar una deficiencia de audición, cuya causa podrá estar en cualquier parte del sistema auditivo: oído externo, oído medio, oído interno, vías nerviosas o corteza cerebral. El ruido en los lugares de trabajo, los factores médicos hereditarios y las enfermedades, todo combinado, produce distintos tipos de hipoacusias en diferentes personas. Y por lo tanto, también es distinto el resultado de la colocación de un audífono.

Su capacidad de oír es tan personal como su huella digital. Su audición y la de otras personas no son exactamente iguales. En consecuencia, el resultado con audífono tampoco lo es.

8. Audífonos programables y digitales. ¿Cuáles son las ventajas respecto a los convencionales?

Los audífonos programables incorporan una mejor flexibilidad y posibilidad de ajuste si se los compara con los convencionales. Si los audífonos incorporan además múltiples canales, es posible optimizar el tratamiento del sonido para adecuarlo a cada caso particular. Los audífonos digitales representan el punto más alto en capacidad de procesamiento y, gracias a ellos, se puede obtener numerosas funciones avanzadas como supresión de ruido de fondo, micrófonos altamente direccionales, protección contra el acople, procesamiento en varias bandas de frecuencia, etc.

9. ¿Cuánto dura un audífono?

La vida útil de un audífono depende en gran medida de los cuidados que tenga en el uso diario (Leer Consejos útiles). También hay otros factores como la transpiración y la humedad del ambiente que son muy difíciles de controlar y acortan la vida útil del audífono. Generalmente, se considera una durabilidad de 5 años en condiciones normales. Pero el envejecimiento del audífono es sólo una causa posible de cambio. Otras pueden ser una modificación en la pérdida auditiva o el deseo de poseer una audífono con tecnología más moderna.

Molde:

  • Cambiarlo una vez por año.
  • Controlar que no queden gotas de agua o cerumen en el tubo plástico o espagueti que conecta el molde con el audífono.
  • Cambiar el espagueti cuando esté rígido, amarillento, roto o desprendido del molde.
  • Limpiar el molde, por lo menos dos veces por semana, de la siguiente manera: 1. Desconectar el molde, con el espagueti, del audífono. 2. Sumergir el molde completo en un recipiente con agua jabonosa (y dejarlo unas horas) o en un recipiente con pastillas efervescentes. 3. Enjuagarlo con agua fría y secarlo. 4. Soplar por el extremo del espagueti para sacar restos de agua.